Wednesday, February 18, 2015

CÓMO OLEOCANTAL OBRA


COMPONENTE DE ACEITE DE OLIVA MATA A CÉLULAS DE CÁNCERES CON SUS ENCIMAS PROPIAS

Un científico estudioso de la nutrición, de Rutgers y dos biólogos estudiosos de los cánceres, de Universidad Hunter, de Ciudad New York, han descubierto que un compuesto que existe en el aceite de oliva extra virgen mata a varios tipos de células de cánceres de hombres, sin dañar a las células sanas.

     Han bautizado a ese ingrediente oleocantal, un compuesto que rompe una parte de una célula de un cáncer y permite que sus encimas salgan hacia el citosol de esa célula y esas encimas terminan matando a esa célula.

     Paul Breslin, catedrático de nutrición, en la Facultad Para Ciencias Del Ambiente Y Biología y David Foster y Onica LeGendre, de la Universidad Hunter, informaron que oleocantal mata a una célula de un cáncer, en laboratorio, porque destroza a las vesículas que guardan desechos de esa célula. Lanzaron sus hallazgos en la revista Molecular And Cellular Oncology.

     Los científicos sabían que oleocantal mata a algunas células de algunos cánceres, pero nadie sabía cómo eso sucede. A Paul Breslin le pareció que oleocantal obraría, tal vez, sobre alguna proteína clave de las células de esos cáncers, que desencadena una forma de muerte celular programada, conocida como apoptosis y se unió con David Foster y Onica LeGendre, para que pusieran en prueba su hipótesis, luego de que conoció a David Foster en un seminario que él había dado en Rutgers.

     Paul Breslin dijo: "teníamos que determinar si oleocantal se unía a esa proteína e impulsaba a esas células para que murieran".

     David Foster y Onica LeGendre aplicaron oleocantal a esas células de esos cánceres y descubrieron que esas células morían muy rápidamente, en treinta minutos a una hora. Como una muerte programada para una célula tardaría entre diez y seis y veinticuatro horas, esos científicos se dieron cuenta de que la causa de que esas células malignas se calmen y mueran tenía que ser otra.




     Onica LeGendre, un químico, encontró la respuesta. Las encimas de las mismas células malignas estaban matándolas. Los tamaños de esas vesículas, conocidas como lisosomas, son mayores en las células de los cánceres, que en las células sanas y contienen un montón de desechos. Paul Breslin dijo: "cuando tú abres esas cosas, el infierno se desata".

     Esos investigadores vieron que oleocantal no daña a las células sanas. Paul Breslin dijo que los ciclos de las células no transformadas se detienen durante un tiempo - esas células "se duermen"- y, en el día siguiente, los ciclos de esas células vuelven a funcionar.

     Esos investigadores dijeron que la etapa siguiente tiene que ser, lógicamente, salir del laboratorio y ver si oleocantal puede matar a las células de esos cánceres y si esos tumores se encogerán, en animales vivos. David Foster dijo: "tenemos que averiguar, también, por qué las células de esos cánceres son más sensibles al oleocantal, que las células sanas".





0 Comments:

Post a Comment

<< Home