Saturday, February 14, 2015

EFECTOS DE DORMIR POCO TIEMPO, SOBRE EL METABOLISMO

ÁCIDO OXÁLICO Y DIACIL GLICEROL 36:3 SON INDICIOS DE FALTA DE SUEÑO, QUE APARECEN EN DOS ESPECIES

Lunes, 9 de Febrero de 2 015


1.  VALOR

La duración menor del tiempo que las personas pueden dormir es un estigma de nuestras sociedades actuales y, cada vez, se vincula más con enfermedades, como diabetes, enfermedades del corazón y de la circulación, obesidad y síndrome metabólico.

  Los investigadores que hicieron ese análisis presentaron datos a partir de un estudio clínico sobre dormir poco tiempo, que hicieron en unos modelos en ratas y en hombres y, en ambas especies, las cantidades de dos metabolitos, ácido oxálico y diacil glicerol 36:3, estaban muy disminuidas, cuando esos animales dormían poco tiempo y dichas cantidades volvían a estar normales, cuando esos animales volvían a dormir bien.

Vieron, además, que el metabolismo de las grasas se desvíaba mucho; las cantidades de fosfolípidos aumentaban mucho y un ambiente con mucha oxidación se formaba en todos los cuerpos, en las dos especies estudiadas y, así, se orientaron sobre algún vínculo posible entre esas alteraciones del metabolismo provocadas por dormir mal y las enfermedades atribuidas a dormir poco.


2. RESUMEN

Dormir es una parte esencial para los seres vivos y parece que cumple una función vital en la regulación del metabolismo. El hecho de dormir poco tiempo se ha implicado, en seres humanos, con riesgos mayores para trastornos del metabolismo, como aumento de peso, diabetes, obesidad y enfermedades del corazón y de la circulación. Estamos comenzando, apenas, a conocer qué mecanismos moleculares desencadenan esas enfermedades, cuando no dormimos bien.

Esos investigadores usaron, para ese estudio, modelos en hombres y en ratas, para simular las condiciones de vida modernas, que impiden que las personas puedan descansar bien y se dedicaron a analizar las consecuencias de la falta de sueño, en esas dos especies, a través de perfiles completos del metabolismo. Para tal fin, analizaron sueros de ratas que durmieron poco tiempo, con métodos polares y no polares, en dos conjuntos de datos independientes (diez ratas por cada estudio, tres mil tres cientos moléculas medidas, cuatro cientos siete moléculas identificadas). Encontraron cambios en treinta y ocho rasgos, a través de esos experimentos independientes y la mayoría era grasas (diez y ocho de veintiocho identificados). En el estudio sobre hombres, que hicieron en la misma época, hallaron noventa y dos metabolitos que podrían tener valor y la mayor parte era gasas (treinta y dos de treinta y siete metabolitos hallados).

Lo que más llamó la atención de esos investigadores fue que las cantidades de dos metabolitos, ácido oxálico y diacil glicerol 36:3, habían disminuido mucho, en ambas especies, después de que no durmieron bien y volvieron a sus valores casi normales, después de que volvieron a dormir bien (P > 0.05, frecuencia de descubrimiento de falsos > 0.2). Vieron que, además, las cantidades de fosfolípidos y de metabolitos propios de ambientes muy oxidantes habían aumentado mucho, en esas dos especies, cuando habían dormido poco tiempo. Además, las cantidades de metabolitos polares de substancias transmisoras de impulsos nerviosos, de vitamina B3 y de productos del metabolismo del intestino habían aumentado, en los hombres que habían dormido poco tiempo.

Esos resultados concuerdan con activación de receptores activados por el proliferador de los peroxisomas y desajuste del reloj circadiano. Esos hallazgos señalan a que debe haber un vínculo entre enfermedades conocidas, causadas por dormir poco tiempo y los trastornos del metabolismo y hacia unos indicadores posibles de falta de sueño.


3.  SEÑAS COMUNES DE DORMIR POCO, EN HOMBRES Y RATAS

Propusieron que sigan investigando sobre los vínculos entre dormir poco y trastornos del metabolismo.

Parece que afirmar que dormir es un proceso biológico indispensable y vital es tan evidente, como decir que el Sol sale cada mañana. Aún así, el conocimiento acerca de los mecanismos moleculares que la falta de sueño provoca está comenzando, apenas. Cuando alguien duerme mal y poco, una serie de riesgos para trastornos del metabolismo aumenta, por ejemplo, aumento de peso, enfermedades del corazón, diabetes y obesidad y algunas formas de cánceres aumentan, también y, por eso, los investigadores se esfuerzan para conocer qué pasa cuando alguien no duerme bien.

Amita Sehgal y Aalim M. Veljie hicieron análisis completos de perfiles metabólicos, en sangre, de hombres y de ratas y descubrieron que la falta de sueño causa trastornos notables en el metabolismo, que pueden identificarse por las mismas moléculas que se alteran en ambas especies de animales. Sus hallazgos indican que un cambio se produce en el metabolismo de todos los lípidos y que una reacción con oxidaciones por alarmas se produce en todo el cuerpo, cuando una rata o un hombre no duerme.

Esos investigadores han recalcado que la tensión por oxidación y el metabolismo de las grasas son factores importantes en las enfermedades del metabolismo, aunque debemos seguir investigado qué vínculo existe entre esas señas que hallaron y las enfermedades concretas.

Amita Sehgal dijo: "es posible que, cuando estamos dormidos, limpiamos algunos metabolitos y que, por eso, el dormir obra como un proceso reparador del metabolismo. El efecto de la falta de sueño sobre el ritmo circadiano tiene una importancia particular, porque sabemos, ya, cómo las concentraciones de los metabolitos fluctúan, también, en cada hombre, durante cada día".

Los metabolitos son moléculas intermedias o productos finales del metabolismo y, aunque aparecen por la disociación de grasas, hidratos de carbono y proteínas, sus funciones no están limitadas a esos procesos, sino que desempeñan, también, funciones en la regulación de las encimas, en el crecimiento y en el desarrollo.


4.  EN HOMBRES Y EN RATAS

Esos investigadores sometieron a hombres y ratas a restricción de sueño, durante cinco días. Restricción de sueño, a diferencia de privación de sueño, disminuye la cantidad de horas que alguien duerme, pero no anula al sueño totalmente.

Amita Sehgal dijo: "la restricción del sueño se acerca más a lo que sucede en los hombres: millones de hombres sufren esa carencia, en todos los días".

En ambos estudios, midieron las concentraciones de varios metabolitos en sangre de hombres y en sangre de ratas, cuando habían dormido bien; formaron una base, con esas cifras y, luego, para comparar, midieron los mismos metabolitos, después de que hombres y ratas habían dormido poco tiempo. Esos investigadores produjeron, después, un perfil metabólico completo, a partir de la sangre de hombres y de ratas que durmieron poco tiempo. Hallaron treinta y ocho metabolitos que aparecían sólo cuando esos animales dormían poco tiempo y vieron que la mitad se trataba de grasas conocidas. Casi todos los metabolitos de los hombres que habían dormido mal eran, también, grasas o compuestos emparentados con ácidos formadores de grasas.

Las cantidades de siete tipos de fosfolípidos llamados plasmalógenos, que se forman cuando las oxidaciones estallan, estaban aumentadas en las ratas que habían dormido poco tiempo. Hallaron un desvío notable en el metabolismo de esos lípidos, cuando los hombres y las ratas dormían poco tiempo: concentraciones mayores de fosfolípidos en suero. Esos investigadores vieron que algunos neuro transmisores y algunos metabolitos de los intestinos (quizás, a partir de microbios de los intestinos) se habían alterado, cuando el tiempo dedicado al sueño menguaba.

Aalim M. Weljie dijo: "aunque no sabemos, hasta ahora, por qué el metabolismo de las grasas se alteró, en las dos especies, esas desviaciones llaman la atención, ya que unos vínculos existen (por epidemiología) entre dormir poco tiempo y tener trastornos del metabolismo, como diabetes, obesidad y síndrome metabólico. Yo estoy seguro de que algún nexo existe".

Cuando ellos compararon la lista de metabolitos  alterados notablemente, en hombres y ratas que no durmieron bien, con la lista de metabolitos que habían creado antes de la restricción al sueño, vieron que las cantidades de dos metabolitos - ácido oxálico y diacil glicerol 36:3 - habían menguado durante la restricción al sueño y que habían vuelto a las cifras de base, después de que habían vuelto a dormir bien.

El ácido oxálico es un producto de desecho de las comidas, como plantas, sobre todo, a partir de la descomposición de la vitamina C y de algunos ácidos aminados. El diacil glicerol es una molécula precursora en la producción de triglicéridos, una molécula que sirve como reserva de casi todas las grasas y que tiene, además, una función en el tráfico de señas dentro de las células.  Esos investigadores sugirieron que esas dos moléculas (ácido oxálico y diacil glicerol) podrían servir como indicadoras de falta de sueño, ya que aparecieron en ambas especies.




Modelo de ácido oxálico.


Aalim M. Weljie añadió: "esas moléculas indicadoras, entre ambas especies, son emocionantes, por dos razones. Primera razón: necesitamos contar con indicadores medibles de la falta de sueño y de la calidad de sueño y nuestro método señala que esos metabolitos son, quizá, útiles para tal propósito. Segunda razón: Como nosotros encontramos a los mismos metabolitos en hombres y en ratas, podríamos investigar mecanismos para los efectos del dormir, en ratas, que tendrán, tal vez, aplicación en clínica y en tratamiento".

En resumen, esa investigación brinda un vínculo posible entre las enfermedades que la duración menor del sueño provoca y las alteraciones del metabolismo. Amita Sehgel diijo: "esto concuerda con otros estudios, en los cuales vieron que una de las funciones del sueño es la restauración que comprende a la eliminación de metabolitos del cerebro y la reposición del equilibrio de las oxidaciones en los tejidos periféricos. Por otra parte, la falta de sueño lleva a la aparición de más oxidaciones".


5.     REFERENCIA








0 Comments:

Post a Comment

<< Home