Saturday, March 14, 2015

MÁS OXÍGENO, MENOS TUMORES



INMUNOLOGÍA DE LOS EFECTOS DEL OXÍGENO AÑADIDO CONTRA LOS TUMORES

Miércoles, 4 de Marzo de 2 015


1. RESUMEN

Los linfocitos T que deben atacar a los tumores contienen tipo A2A de receptores para adenosina y, cuando se acercan a los micro ambientes hipóxicos y con cantidad muy grande de adenosina extra celular, se alejan de esos micro ambientes o dejan de funcionar. Eso impone un límite para los adelantos en la inmunoterapia contra los cánceres. Necesitamos tratamientos fácilmente disponibles e inocuos que desactiven a la represión a la inmunidad que esos micro ambientes de esos tumores provocan, por la acción de la hipoxia y de la adenosina que se pega en el tipo A2A de los receptores para adenosina.

Figura 1. Fotografía de linfocito T aislado, obtenida con microscopio electrónico barredor.


Los autores de ese estudio habían informado, hace poco tiempo, que la hipoxia intratumoral y las concentraciones de adenosina fuera de las células disminuyen cuando se provoca hiperoxia por la respiración. Habían visto que la hiperoxia deshace, además, a la mengua de la inmunidad causada por adenosina e hipoxia de esos microambientes tumorales. Una vez que la hiperoxia anula a esos efectos de la hipoxia y de la adenosina, a su vez, 1) los linfocitos T CD8 que reaccionan frente a esos tumores penetran mejor dentro de esos tumores y ya no están atenuados, 2) la cantidad de citocinas que estimulan a la inflamación aumenta y la cantidad de moléculas que reprimen a los linfocitos T, como el factor de crecimiento transformador beta, disminuye.

Los tamaños de las metástasis espontáneas, a partir de tumores de mamas disminuyeron, también, gracias a la hiperoxia a través de la respiración. Los linfocitos T y las células matadoras naturales causan todos esos efectos y se justifica, por tanto, que ensayen con dotación agregada de oxígeno, como apoyo para la inmunidad y que la combinen con los tratamientos contra los cánceres basados en estímulo a la inmunidad.


2. HALLARON, EN UN ESTUDIO SOBRE RATONES, QUE UN POCO MÁS DE OXÍGENO ESTIMULA, QUIZÁS, A LAS CÉLULAS QUE DESTRUYEN A LOS TUMORES

Han llevado a cabo un estudio sobre unos ratones, en donde han visto que algo tan sencillo, como inspirar un poco más de oxígeno podría impulsar a las células del sistema inmunizador, para que ataquen a las células de algunos cánceres.

El sistema para defensa puede detener y destruir, a menudo, a las células anormales, antes de que ellas se reproduzcan y formen tumores. Pero, cuando los tumores se amañan para arraigarse, se arman e impiden que las células del sistema inmunizador los ataquen. En ese estudio, que dieron a conocer, en Miércoles, 4 de Marzo de 2015, se dedicaron a investigar a uno de esos caparazones protectores que muchos tumores producen.

Michail Sitkovsky, director del "Instituto Para Inflamación Y Protección A Los Tejidos", de New England, dijo: "si metes un poco más de oxígeno, 'soltarás el freno' que las células cancerosas habían puesto, tal vez, sobre las células del sistema inmune que deberían eliminar a esos tumores".

Edwin Jackson, farmacólogo de la Universidad De Pittsburgh y uno de los autores de ese artículo, dijo: lo siguiente sucede: "los tumores pueden crecer con una rapidez tal, que el riego sanguíneo que llega a ellos ya no alcanza y esos tumores se quedan, por tanto, sin oxígeno y un ambiente con poca cantidad de oxígeno se forma, entonces. Como falta oxígeno, las células malignas comienzan a producir una molécula llamada adenosina y esa adenosina manda a dormir, prácticamente, a las células que deberían matar a esos tumores, si se acercan a ellos. Esas células defensoras se llaman células citotóxicas (o "asesinas") naturales y linfocitos B".

Están llevando a cabo montones de estudios para hallar medicamentos que podrían atenuar el efecto de la adenosina. Por ejemplo, han sugerido que el efecto anti cáncer del café se debería, en parte, a que se pega a un tipo (2A2) de receptor para adenosina. Michail Sitkovsky y sus colaboradores se preguntaron, entonces, si pudieran meter más oxígeno en un tumor que se quedó sin oxígeno, esas células defensoras podrían despertarse, levantarse y atacar a esos tumores.

Así que ellos metieron a unos ratones con tipos diferentes de tumores de pulmones en unas cámaras que se parecen a las usadas para proveer oxígeno extra.

El aire que respiramos contiene cerca de veintiuno por ciento de oxígeno, pero, en los hospitales, pueden dar a los pacientes concentraciones de cuarenta a sesenta por ciento de oxígeno, a través de unas máscaras, para tratar varios trastornos.

Figura 2. Los tumores que viven en ambientes hipóxicos se aprovechan de una molécula llamada adenosina y, así, anulan a las células de la inmunidad que deberían matar a esas células malignas. C. Bickell. Science Translational Medicine.


Esos investigadores informaron, en Miércoles, 4 de Marzo de 2015, en la revista "Science Translational Medicine", que los ambientes de esos tumores cambiaron, cuando ellos añadieron oxígeno y que las células del sistema inmune pudieron, entonces, penetrar en esos tumor y hacer su trabajo.

Los tumores se achuraron mucho más, en el grupo de ratones que respiró concentración mayor de oxígeno, sobre todo, cuando esos investigadores combinaron más oxígeno con inyecciones de linfocitos T que matan a esos tumores, método llamado inmunoterapia. La ración añadida de oxígeno no tuvo efecto alguno en los ratones que carecen (por ingeniería genética) de esos linfocitos. El tratamiento basado en la inmunidad es un campo bullente en la investigación sobre cánceres, ya que los científicos están tratando de descubrir qué podrían hacer para que la capacidad del cuerpo para deshacerse de esos tumores aumente.

Susanna Greer, inmunóloga de la "Sociedad Contra Cánceres", de Estados Unidos, quien no participó en ese estudio, dijo que ese estudio es emocionante y aconsejó que ensayaran el uso de oxígeno en las personas.

Ella dijo: "si eso que ellos están haciendo funcionara, podría combinarse, muy fácilmente, con otros tratamientos contra cánceres, que se basan en la regulación de la inmunidad y que nosotros sabemos que funcionan bien".

Hulger Eltzschig, anestesiólogo de la Universidad De Colorado, en Denver, quién está estudiando los efectos de la hipoxia y que tampoco había participado en ese estudio, dijo: "lo hermoso es que el oxígeno no hace mucho daño".

Él dijo que es una base muy convincente para que comiencen a probar ese método, que añadan más oxígeno, junto con algunos tratamientos contra algunos cánceres.


3. REFERENCIA




0 Comments:

Post a Comment

<< Home